Yoga para niños

Un “Espacio de Amor”, en el que, a través de un mundo mágico, de color, risas, alegría, baile, disfraces, juego, canto, mandalas, teatro, etc, los peques van aprendiendo a amarse a sí mismos, (fomentando la autoestima en cada clase, el lenguaje positivo, etc), y a encontrar dentro de sí mismos un espacio de calma, relajación y paz interior, que les será muy útil a lo largo de su vida.

Yoga ofrece una educación integral del niño, en el que se unifica el cuerpo, mente y espíritu o emoción, y de ese modo, pueden aprender un estado permanente de estabilidad mental y física, de salud, con el que afrontar los inconvenientes de la vida.

Los niños, a través de juegos y actividades, grupales y divertidas, aprenderán ejercicios de concentración, respiración, relajación y visualización, muy útiles para su vida diaria, y para mantenerse sanos y felices, y, sobre todo, lo más importante, aprenderán a estar conectados con su corazón.


Necesidades especiales

(Síndrome de Down, parálisis cerebral, autismo, TDH, TDA)

Yoga para niños con necesidades especiales va dirigido a su ser, a ese ser con distintas (que no peores) habilidades, con distintas necesidades, que se encuentra “encerrado” en un cuerpo aparentemente limitado, creando un vínculo espiritual, emocional, entre el maestro y el niño, un vínculo que va más allá del ejercicio físico, ya que es importante que el niño se sienta acompañado, durante la terapia, querido y escuchado.

Yoga significa unión, (unión cuerpo, mente y espíritu o emoción), y a través del yoga, conectamos a estos niños con su SER, con su interior, con su esencia, y es en ese lugar, en el que el niño encuentra una gran relajación y paz, además de ayudarle físicamente con las asanas para estirar su cuerpo, conseguir una mejor alineación, movilizar las zonas que están más atrofiadas etc.

Yoga ayuda a estos pequeños a ganar autoestima, a tener una mayor adaptación al medio, a mejorar su alineación corporal, a tomar conciencia de su cuerpo y a llegar a estados de calma y relajación a través de las asanas y de ejercicios muy sencillos de respiración.

Yoga para niños con necesidades especiales es para mí, una conexión alma a alma, y un acto de profundo amor, de ser a ser, en el que, no sólo trabajas, (y mucho), a nivel físico su cuerpo, a través de las distintas asanas, (posturas), sino que trabajas su mente enseñándole a relajarla, y su espíritu, reconfortándolo, haciéndole sentirse acompañado y querido, cuidado, a través del profundo amor y respeto que yo, personalmente, siento hacia ellos.